CENTRO INTERNACIONAL DE LA PAPA: ATLAS MUNDIAL DE LA PAPA

    COLOMBIA

HISTORIA Y VISIÓN GENERAL

Las papas se siembran desde hace muchos siglos en Colombia, a todo lo largo del norte de los Andes, reconocido centro de domesticación de la papa. El primer escrito referido a las papas en Colombia data de 1538. Durante una expedición de Gonzalo Jiménez de Quesada a través del valle de la Magdalena en la meseta central de Colombia, un cronista español anotó: "Las comidas de esta gente son las de otras partes de Indias y algunas más porque su principal mantenimiento es maíz y yuca, sin esto tienen otras dos o tres maneras de plantas de que se aprovechan mucho para su mantenimiento, que son unas maneras de turmas de tierra, que llaman yomas y otras a manera de nabos que llaman cubias, que echan en sus guisados y les es de gran mantenimiento". Esas "yomas" eran muy probablemente papas (Luján 1979). Cuando se introdujo la papa a Europa, con frecuencia se les comparó con las trufas, de allí proviene la palabra en alemán kartoffel  y sus derivados en los idiomas del este de Europa.

Desde 1950 hasta los inicios de los 70s, la producción de papa en Colombia creció con una tasa anual modesta, pero luego comenzó a incrementarse con verdadera rapidez. Según Campo et. Al. (1979) esta rápida expansión se debió en principio al crédito, al uso de nuevas variedades e insumos y a la estabilidad en los precios. La producción en general ha continuado en expansión desde entonces. En 1985, la producción total se estimaba en 1 910 000 t, y para 1995 había crecido a 2 870 000 t (Ministerio de Agricultura de Colombia, citado en Restrepo 1997, pag. 52). En la década comprendida entre 1994 al 2003, el área cosechada de papa declinó ligeramente, pero el incremento general en los rendimientos dio como resultado una producción nacional estable. Los promedios nacionales de rendimiento (aproximadamente diecisiete toneladas por hectárea) son altos en relación a sus vecinos andinos de Ecuador y Perú, aunque aún bastante lejos de los rendimientos alcanzados en sistemas con insumos realmente altos, (la producción de Estados Unidos supera las cuarenta toneladas por hectárea) (FAOSTAT).

El cultivo de papa en Colombia representa cerca del diez por ciento de toda la tierra dedicada a cultivos anuales, pero por encima del veinte por ciento de su valor. (Esta comparación incluye principalmente la producción de maíz, arroz, sorgo, frejoles y hortalizas, es decir cultivos anuales y legales). La papa es asimismo un cultivo que requiere mucha mano de obra, habiendo proporcionado un estimado de 19.4 millones de salarios al día en 1994 y cerca de la cuarta parte de los empleos relativos a la agricultura anual (Ministerio de Agricultura de Colombia, citado en Restrepo 1997, p. 3). Esta contribución es especialmente importante considerando que la producción de papa en Colombia ocurre en las áreas de más altitud, que ofrecen pocas opciones.

El mercado colombiano de papa está experimentado cambios radicales. A fines de los 80, el mercado comercial en Colombia consistía casi completamente de papa fresca. Para 1992, la industria de procesamiento de papa representaba ya entre el doce y catorce por ciento de la demanda total, con tendencia a continuar su rápido crecimiento (Restrepo 1997, p. 1). Desde entonces, sin embargo, los costos de producción de papa se han incrementado en un setenta por ciento en términos reales, entre 1985 a 1996, mientras los precios de la papa, en términos reales, estimados por los "mercados a granel", han permanecido relativamente constantes. La productividad también se ha incrementado durante este periodo, pero si los costos de producción continuan su rápido ascenso, la viabilidad del sector de papa procesada podría ser dudosa.  

GEOGRAFÍA Y ZONAS DE PRODUCCIÓN

Geografía Física

La geografía de Colombia es muy compleja y puede clasificarse regionalmente de varias formas. La más general es decir que el país tiene cuatro regiones (US LOC: Colombia: Regiones Geográficas):

  • Altiplanicie andina, consta de tres rangos andinos (Cordilleras Occidental, Central, y Oriental) y valles intermedios;
  • Región de tierras bajas de la costa del Caribe;
  • Región de tierras bajas de la costa del Pacífico, separadas de la región Caribe por los pantanos adyacentes al Itsmo de Panamá;
  • Llanura extendida, al este de los Andes en las fronteras de Venezuela y Brasil, formando el borde de la cuenca amazónica.

Los valles interandinos de la altiplanicie, donde se siembra gran parte de la producción de papa, forman parte de una zona agroecológica más grande, los Páramos de los Andes, que cubre áreas del norte del Perú, Ecuador, Colombia y Venezuela. Esta zona se caracteriza por pastizales ondulados con vegetación de tundra de menor diversidad topográfica que la encontrada más al sur, en Perú y Bolivia (Brush 1977, p. 5; Pearsall 1992, p. 174).

Los ríos han sido históricamente importantes por constituir rutas de transporte y colonización, de los cuales el más importante es el Magdalena. Junto con sus tributarios, el Magdalena provee el área de captación para casi un cuarto de la superficie del país, alberga a tres cuartos de la población así como la mayor parte del cultivo de papa (Enciclopedia Británica). Originario del Páramo de Las Papas de los Andes, el Magdalena alguna vez constituyó el principio medio de transporte entre la capital, Bogotá, y el mundo exterior vía un viaje a vapor de doce días. El río no sólo ha sido reemplazado por medios más modernos de transporte, sino que también ha declinado debido a que la deforestación y erosión de los suelos ha conducido a la sedimentación y aumento de variación en la corriente (ibid.).

La geografía física de Colombia ha representado un desafío para la agricultura de la nación y para el desarrollo general de la economía, porque las barreras físicas han limitado los contactos y la cooperación entre regiones. Aún hoy en día Colombia tiene una de las densidades de carreteras más bajas de América Latina, y regiones aisladas unas de otras debido a su geografía que sigue siendo económicamente aislada y regionalmente muy distinta (Torres y Méndez 2000).

  • En el Archivo Digital Europeo de Mapas de Suelos (European Digital Archive of Soil Maps), Colombia, se encuentran muchos mapas con clasificaciones más específicas, por ejemplo por tipo de suelos, zonas agroecológicas y uso de la tierra. Muchas de esas imágenes han sido digitalizadas de mapas impresos, de claridad variable.

Clima y Precipitaciones

Los rangos extremos de temperatura y precipitaciones encontrados en Colombia son determinados en buena parte por las altitudes. Con su latitud ecuatorial, el rango de temperaturas por estaciones es mínimo. En la ciudad capital, Bogotá, por ejemplo, las temperaturas diarias varían entre 5º C en las noches a 17º C en el día, pero las temperaturas promedio entre los meses más fríos y más calientes varía sólo en 1º C (US LOC: Colombia: Clima).

Los colombianos con frecuencia clasifican al país de acuerdo a zonas relacionadas con el clima: la tierra caliente debajo de los 900 metros sobre el nivel del mar (m.s.n.m.); la tierra templada, entre los 900 a los 2000 m.s.n.m.; la tierra fría, entre los 2000 a 3500 m.s.n.m.; la de gran altitud o páramo; y comenzando alrededor de los 4500 m.s.n.m., la tierra de nieve perpetua o nevado (ibid.).

Aunque la tierra templada constituye tan sólo el seis por ciento del área total de tierras de Colombia (la mayor parte del país es tierra caliente), incluye las mesetas y terrazas más densamente pobladas de los andes colombianos, soportando aproximadamente un cuarto de la población total. En congruencia con el patrón general de los Andes, el cultivo de papas se concentra en las tierras más altas, que van desde el rango alto de la tierra templada, a través de la tierra fría, a los bordes más bajos del páramo.

En alturas más elevadas de la tierra templada, los agricultores aprovechan las dos estaciones de lluvia, aunque, como sucede en todas partes en los Andes, pueden ocurrir fuertes variaciones entre distancias muy cortas. Factores locales como pendiente, aspectos y altitud pueden causar una amplia diversidad de suelos, drenaje, exposición solar, régimen de temperaturas diurnas y condiciones de evapotranspiración. Por lo general, sin embargo, estas regiones experimentan un periodo de lluvias bastante bien distribuido de marzo a junio, y un periodo más corto de lluvias más localizadas entre setiembre y noviembre (Restrepo 1997, p. 53).

Suelos

La amplia variedad de suelos encontrados en Colombia refleja las condiciones climáticas, topográficas y geológicas. Los suelos mejor adaptados para la agricultura moderna y mecanizada son los suelos aluviales que se encuentran en los valles ribereños y en las tierras que ocupan antiguas camas de lagos en la cuenca interandina. Suelos de origen volcánico, especialmente en la Cordillera Central, pueden ser excepcionalmente productivos si son protegidos de la erosión (Enciclopedia Británica).

Las áreas altiplánicas de Colombia, donde se da la más alta densidad poblacional, también viene sufriendo la erosión más severa, debido a factores diversos (Reining 1992, pp. 25-26):

  • Cultivos en tierras de pendiente pronunciada;
  • Clima, especialmente lluvias de alta intensidad;
  • Deforestación incontrolada de bosques para la agricultura o para leña y aserraderos;
  • Frecuente quema de los campos para la producción agrícola y de pasturas;
  • Sobrepastoreo de ganado.

Aunque muchos de estos factores ocurren naturalmente, gran parte de la erosión de suelos en Colombia se debe a actividades humanas, algunas de larga data. Por ejemplo, el pastoreo del ganado ha conllevado a la deforestación de bosques para transformarlos en pasturas en las áreas de mayor altitud, un proceso que comenzó en los años veinte y se intensificó en los 40, cuando el cultivo de caña de azúcar se propagó en los valles fértiles y el ganado tuvo que trasladarse a las alturas (Reining 1992, p. 26). El cultivo de papas y otros productos en tierras de pendiente pronunciada es también atribuible parcialmente a los modelos de tenencia de la tierra. En la medida que las tierras más fértiles de las zonas bajas han sido monopolizadas por parcelas más grandes, las pendientes más empinadas son relegadas para altas concentraciones de la producción de los pequeños agricultores.

Distribución Regional de la Producción de Papa


 
 
       Para ver este mapa, haga clic en la mano y expanda la imagen tanto como desee. 
 
       Acerca de este mapa
 
 

La papa en Colombia es primordialmente un cultivo de tierras altas, concentrado en la Cordillera Central y la Cordillera Oriental, dos rangos de montaña que corren más o menos paralelas de norte a sur en el área central y oriental del país. La producción generalmente está concentrada en altitudes que van desde los 1800 a los 2300 m.s.n.m.

Los principales departamentos productores de papa incluyen:

  • Cundinamarca y Boyacá (ambos en la Cordillera Central cerca de Bogotá)
  • Nariño (hacia el sur, cerca de Ecuador);
  • Antioquía (en la parte norte de la Cordillera Central, cerca de Medellín.

Otras áreas de producción están localizadas en Santander, Norte de Santander, Tolima, Caldas, el valle del Cauca, Magdalena y Huila. Las tendencias de estas áreas en los años recientes están sintetizadas más abajo. Sin embargo, debido a que los datos de producción de algunas áreas montañosas al sur que son potencialmente adaptables para la producción de papa, no están reportadas, la producción total de papa en Colombia podría ser considerablemente mayor que lo consignado en los informes oficiales.


Cultivo de Papa por Hectáreas
Principales Áreas de Producción en Colombia, Años Seleccionados

         Areas          

 1987 

 1990  

  1995

Cundinamarca

 53,500

 54,400

  59,201

Boyacá

 40,800

 37,800

  52,760

Nariño

 29,000

 26,400

  29,376

Antioquia

 16,400

 18,600

  19,181

Otras Areas

 17,550

 24,150

*16,412

 Fuentes: FEDEPAPA, citado por Restrepo 1997. * No incluye datos de la región de Caldas


 

SISTEMAS DE PRODUCCIÓN Y SUS LIMITACIONES

El Calendario Agrícola

Debido a que el clima de Colombia permite la producción durante todo el año, siempre hay sembrío de papas y es posible adquirir papas frescas en todo momento. Sin embargo, debido a que las papas por lo general crecen sin irrigación, el calendario de los cultivos principales está determinado principalmente por las estaciones lluviosas. La temporada de abastecimiento más grande, o año grande, es el cultivo cosechado entre junio y noviembre. Aproximadamente el treinta por ciento de la producción total es el denominado cultivo pequeño, mitaca, cosechado entre diciembre y mayo (Restrepo 1997, p. 53).

Dada la complejidad de la geografía colombiana, hay fuertes variaciones regionales. Los agricultores de Cundinamarca y Boyacá siembran más papa entre octubre y noviembre. En Antioquia, el cultivo de papa es menos estacional y más uniformemente distribuido a lo largo del año, pero con algunas concentraciones de siembra en marzo y también en noviembre (Restrepo 1997, p. 53).

Patrones de Cultivo y Manejo de Fertilidad

Las papas por lo general son cultivadas en asociación con otros cultivos vegetales, como arbejas, frejoles y habas, en tierras empinadas (con frecuencia en pendientes de 25 por ciento o más) donde es difícil la mecanización. Las papas son sembradas con una alta concentración de fertilizantes comerciales por área de cultivo, más alto que el de cualquier otro cultivo a excepción del café, pero informaciones recientes, sintetizadas abajo, sugieren que el uso de fertilizantes y de insumo químicos en general está decreciendo.

El cuadro proporciona también datos estimados de la producción de papa en sistemas más comerciales y "tecnificados" de dos regiones, que indican una demanda estable aunque un poco más alta de mano de obra a través del tiempo. Descripciones del cultivo de papa bajo sistemas de pequeña producción más tradicionales en los Andes pueden encontrarse en los capítulos de Perú y Bolivia de este atlas.


Papa, Producción Estimada de Costos por Porcentaje,
Cundinamarca y Boyocá, Colombia, Varios Años

Costos de Producción

1985

1990

1996

 Semilla

    8.7

  10.6

    9.9

 Fertilizantes

  23.2

  19.6

  16.4

 Pesticidas

  12.1

  11.9

    7.2

 Embalaje

    5.2

    5.8

    6.6

 Maqinaria

    3.9

    3.5

    4.5

 Mano de Obra

  23.0

  24.8

  25.8

 Transporte

  10.2

  10.1

  12.8

 Costos Indirectos

  13.6

  13.7

  16.8

 TOTALES

  99.9

100.0

100.0

Fuentes: Fedepapa (varias publicaciones), citado por Restrepo 1997


Tenencia y Distribución de la Tierra

El patrón general de tenencia de la tierra en Colombia permaneció sin cambios esenciales desde el inicio de la reforma agraria en los años 30 hasta 1961, cuando el gobierno creó la agencia nacional de reforma de la tierra, INCORA. A pesar de algunos éxitos en la retitulación de tierras durante sus primeros diez años de operación, INCORA tuvo un impacto mínimo sobre la distribución de la tierra. Problemas como inadecuada provisión de créditos de inversión e insumos agrícolas, a la larga dificultaron los esfuerzos de INCORA. Las siguientes décadas de algunas veces sinceros, pero poco efectivos esfuerzos de las diversas administraciones para implementar un profundo programa de reforma de la tierra, permitieron que la tenencia de la tierra siguiera altamente concentrada. El censo nacional agrícola de 1971 (el más reciente data de 1998) indicaba que el diez por ciento de las parcelas más grandes, incluidos los ranchos, poseía el 80 por ciento de la tierra de labranza de Colombia (US LOC: Agricultura).

Desde 1994, el enfoque para la reforma de la tierra ha sido, al menos en teoría, más orientado al mercado. Una comunidad de agricultores puede acercarse a un propietario agrícola para negociar un precio por una determinada parcela. Si el grupo satisface ciertos criterios, INCORA puede subsidiar hasta el setenta por ciento del costo, dejando el 30 por ciento restante para ser financiado por los ahorros o por un préstamo bancario. Si INCORA concuerda en que el título de la tierra está saneado y todos los compromisos financieros pendientes pueden ser satisfechos, INCORA paga el subsidio de setenta por ciento al propietario, veinte por ciento en efectivo y cincuenta por ciento en bonos de bajo rendimiento. En la práctica, sin embargo, INCORA ha proporcionado muy pocos subsidios para compras. Los críticos reclaman que los precios pueden ser manipulados por los propietarios de las tierras, que el gobierno no puede pagar el subsidio, y que el sistema generalmente invita a la corrupción (Dale et. al. 2004, p. 8).

A pesar de este patrón general de desigualdad en la distribución de la tierra, la papa continúa siendo primordialmente un cultivo de pequeños agricultores. La información que se presenta en el cuadro adjunto es obviamente antigua, pero coherente con informes generales más recientes (Restrepo 1997, p. 54). La tenencia es, por supuesto, un asunto de no sólo cuánta tierra, sino de qué clase de tierra es de propiedad de quién. Por lo general, las tierras más fértiles en la altiplanicie, valles ribereños y tierras bajas están principalmente en manos de agricultores de gran escala, que llevan a que los pequeños agricultores cultiven tierras menos fértiles en laderas pronunciadas.


Distribución por Porcentajes de Fincas de Producción de Papa, Colombia 1979

 Tamaño de la Finca

       Fincas         

   Área Sembrada  

    Producción    

 Pequeña(<3 HA)

         91.0

           55.5

           41.0

 Mediana (3-10 HA)

           7.2

           26.0

           32.0

 Grande (>10 HA)

           1.3

           18.5

           27.0

 TOTALES

         99.5

         100.0

         100.0

Fuente: D.N.P. "La Economía de la Papa en Colombia," citado por Restrepo 1997


Ocurrencia y Control de Plagas y Enfermedades de la Papa

Esta lista dista de ser completa, pero incluye diversas enfermedades y plagas conocidas por causar serios problemas para el cultivo de la papa en el Perú. Para una información técnica más detallada sobre plagas y enfermedades particulares, por favor consulte las secciones pertinentes de:

Tizón Tardío (TT). Esta enfermedad es causada por el oomiceto Phytophthora infestans y constituye la limitación biológica más seria para la producción de papa en todo el mundo. El TT es particularmente severo en áreas de clima más frío, especialmente bajo condiciones de cultivo casi constante donde las esporas de P. infestans están siempre presentes como inóculos, condiciones que por lo general se dan en Colombia.

  • Para más información, por favor vea, de Global Initiative on Late Blight (GILB): Colombia Profile.

Dos modelos usados para predecir la ocurrencia y severidad del TT, Simcast y Blitecast, se han utilizado para predecir el número ideal de rociadas para un cultivar de papa susceptible. En Colombia, dicho modelo debería ser aplicado con precaución debido a la diversidad geográfica del país, pero el promedio estimado de rociadas de fungicida, nueve, está dentro del rango de valores predicho por ambos modelos, sugiriéndose que los tratamientos con fungicidas no sean ni severamente inadecuados ni excesivos (Hijmans et. al. 2000).

Rizoctoniasis (Rhizoctonia solani). Es un hongo que ataca a los tubérculos, tallos debajo del suelo y estolones de la planta de papa, especialmente en suelos fríos y húmedos, y puede constituirse en un problema emergente en la región. Aunque la rizoctoniasis generalmente no daña el tubérculo, constituye un serio problema cosmético que puede causar severas pérdidas financieras en los mercados de procesamiento de papa que requieren de papas lavadas y de aspecto saludable (G. Forbes, comunicación personal).

Enfermedades Virales. Una infección viral puede causar la degeneración gradual de los tubérculos de papa y la reducción de los rendimientos, un proceso que generalmente ocurre más rápidamente mientras más altos estén los campos.

Entre las enfermedades virales actualmente reportadas en Colombia, están:

  • Virus del moteado de la papa andina, transmitido por inoculación mecánica, como los injertos, pero no por las semillas;
  • Virus del amarillamiento de las nervaduras de la papa (PYVV), un problema bastante reciente. Ocurrencias esporádicas de PYVV se observaron desde 1943, pero no fueron formalmente reconocidas por la comunidad científica hasta 1980. La alta incidencia se deba posiblemente a un incremento en la población de mosca blanca (Trialeurodes vaporariorum) debido, tal vez, a la reducción de los competidores naturales ante las aplicaciones excesivas de pesticidas. El virus también puede ser causa de cuarentenas (Salazar);
  • Virus latente de la papa andina (APLV): a pesar de su nombre inocuo, este virus puede causar serios síntomas, tales como la necrosis en el borde de las hojas o mosaico severo (EPPO);
  • Virus del enrollamiento de la papa (PLRV): la especie nativa Solanum phureja  ha probado ser resistente. (Franco-Lara y Barker 1999, p. 137). (Por favor, vea la sección "Variedades")

Gorgojo de los Andes. Otro serio problema biológico para la producción de papa es el gorgojo de los Andes de diversas especies (Premnotrypes spp.), que en su estado larval come tubérculos de papa. En áreas de Ecuador cercanas a Colombia se han reportado pérdidas del cultivo de hasta 80 por ciento en campos seriamente infectados (Muñoz y Cruz 1984, citado en Crissman, Espinosa et. al. 1998, p. 104).

Los gorgojos adultos, no voladores y que pasan desapercibidos, entran a los campos de papa desde las parcelas adyacentes y depositan sus huevos en la base de las plantas de papa. En este punto son muy susceptibles a los insecticidas. Sin embargo, si los agricultores no entienden completamente el ciclo de vida del gorgojo, posiblemente esperarán hasta que la larva blanca sea visible en el suelo oscuro antes de aplicar los insecticidas. Las poblaciones de gorgojo están facultadas para incrementarse a través del cultivo continuo de papa, porque permanecen en los tubérculos que no han sido removidos desde la cosecha. La rotación de cultivos, incluida la pastura, sigue siendo una importante medida de control (Crissman, Espinosa et. al. 1998, p. 105).

Nematodos. El nematodo del quiste de la papa, Globodera pallida  y  G. rostochiensis, constituyen una serie plaga de la papa que se transmite a través del suelo en la región andina.

Polilla de la Papa. La polilla de la papa está descrita con mayor detalle en los capítulos pertinentes de otros países andinos (Ecuador, Perú y Bolivia).

  • El sitio de la Organización Europea y Mediterránea para la Protección de Plantas (EPPO) describe Guatemalan Potato Moth (Tecia solanivora) que ha sido reportada al sur de Colombia.

Sanidad de Pesticidas e Impactos Ambientales

Colombia, de una forma inusual en América Latina, ha mantenido una industria doméstica de pesticidas por varias décadas, desde los 60s. Ingredientes activos importados han sido usados para formular los productos finales y algunos otros ingredientes han sido sintetizados domésticamente. Algunos pesticidas incluso se están exportando. Los cultivos que usan un buen volumen de pesticidas incluyen algodón, arroz y papa, que colectivamente representaron más del setenta por ciento de los pesticidas usados en 1992. Desde entonces, el hectariaje de algodón ha declinado debido a que el taladro del algodonero (cottom bollworm) ha desarrollado resistencia a los pesticidas, en tanto que el uso de fungicidas en el café se ha reducido gracias al desarrollo de cultivares resistentes a la enfermedad fúngica de la roya (Lee and Espinosa 1998).

La tasa y la sofisticación técnica de la aplicación de pesticidas es variable no sólo entre cultivos, sino también por la extensión en la cual la producción es generalmente "tecnificada". El uso de pesticidas (principalmente fungicidas) en las papas, que primordialmente sigue siendo un cultivo de agricultores de pequeña escala, es por lo general mediante aplicación manual de los mismos agricultores, quienes tienen poco entrenamiento técnico u otro tipo de asistencia.

Las políticas gubernamentales pueden estimular el uso de pesticidas, sea por subsidios directos o mediante otros factores. Sin embargo, desde mediados de los 80s, Colombia en términos generales ha venido implementando una política económica más orientada al mercado con menor intervención gubernamental, y por tanto con menos subsidios para el uso de pesticidas. En gran parte por esta razón, el uso de pesticidas en general está declinando.

El asunto de los pesticidas usados en las papas (incluyendo políticas y efectos sobre el medio ambiente) es tratado con gran detalle en la sección dedicada a Ecuador en este atlas, y podría ser especialmente relevante para el área de Nariño, colindante con la provincia de Carchi, Ecuador, que se ha convertido en un área de producción comercial especializada en papa.
 

VARIEDADES Y SISTEMAS DE SEMILLA

En consonancia con la transición parcial de Colombia hacia una industria de papa más comercializable, las variedades comunes son Solanum tuberosum spp. Tuberosum, contrariamente a lo que ocurre en Perú y Bolivia, caracterizados por muchos productores pequeños, no comerciales y comúnmente basados en las variedades tuberosum spp. andigena (Huarte 2004). El descenso en el área sembrada con variedades andigena de S. tuberosum, así como con variedades de Solanum phureja ha venido ocurriendo desde varias décadas. A comienzos de los 70, alrededor del cuarenta por ciento de las papas sembradas en Colombia eran variedades nativas (Alvarado 1974), muchas de las cuales fueron reemplazadas debido a su largo periodo de maduración (seis a siete meses) y bajos rendimientos. Para el 2000, aproximadamente treinta variedades nativas seguían siendo cultivadas, de las cuales 10 eran de importancia comercial.

Las variedades nativas, no obstante, presentan características valiosas. Fuerte resistencia al virus del enrollamiento de la papa (PLRV) se ha reportado en Solanum phureja, una especie diploide de papa cultivada con un centro de diversidad genética en el sur de Colombia. S. phureja parece haber sido seleccionada de S. stenotomum por los agricultores andinos por su rápida maduración y carencia de dormancia después de cosechada. Esta variedad, conocida como yema de huevo por sus tubérculos amarillos redondos, representa cerca del diez por ciento de la papa cultivada en Colombia, aunque generalmente es considerada como un cultivo secundario (Franco-Lara and Barker 1999, p. 137).
 

CONSUMO, ALMACENAMIENTO Y COMERCIALIZACIÓN

Consumo

El consumo de papa en Colombia es alto y aparentemente seguirá creciendo; el consumo anual per capita se incrementó de 47 kilos en 1991-92 a 56 kilos en 1994-96 (FAOSTAT, citado en CIP Potato Facts). Pero al igual que en otros temas relacionados con Colombia, las generalizaciones pueden ocultar las diferencias locales.

Campo et. al. (1979) proporcionaron cifras que, aunque antiguas, todavía sirven para ilustrar las diferencias regionales. Se estimó el consumo anual per capita (en kilogramos) de varias regiones:

  • 8.4 para la Costa Atlántica;
  • 90 para Nariño (Andes, cerca de Ecuador);
  • 130 para Cundinamarca (Cordillera Oriental, cerca de Bogotá).
    Almacenamiento

Debido a que el abastecimiento y la demanda de papas históricamente se ha mantenido de manera consistente a lo largo del año, el almacenamiento no ha constituido un problema importante, sea a pequeña o gran escala. Las técnicas de almacenamiento en uso permiten conservar las papas por un máximo de tres meses. Sin embargo, una de las empresas de procesamiento más grandes y antiguas de Colombia, Productos Margarita, ha construido instalaciones que permiten el almacenamiento hasta por un año, de forma tal que la empresa puede beneficiarse de los altos precios de los mercados al contado (Restrepo 1997, p. 124).

Comercialización

Desde que la papa es un cultivo con limitada capacidad de almacenamiento, el mercado de papa fresca en muchos países está sujeto a una amplia variación de precios estacionales que dependen del balance entre la oferta y la demanda. En Colombia, aunque las papas pueden sembrarse a lo largo del año, conservan un patrón estacional, típicamente de un pico de precios altos en el mes de mayo, y de bajos en setiembre. Las variaciones en los precios entre años por lo general son allanadas porque el mercado aparentemente las estabiliza. Como se hace notar más abajo, el precio total pagado a los productores, en la medida que es estimado por el mercado de precios "al contado", ha permanecido relativamente plano mientras que los costos de producción se han incrementado (Restrepo, 1997).

La estructura del mercado de papa en Colombia está sufriendo un rápido cambio, tal vez siguiendo la progresión de los Estados Unidos más que de sus vecinos andinos. La mayor parte del consumo de papa en los Estados Unidos (más del sesenta por ciento) se da en forma procesada, principalmente congelada, para ser usada en papas fritas. En Colombia, una tendencia similar comenzó en los 90s, de tal manera que gran parte de la papa sembrada se hace bajo la forma de contratos entre los productores (generalmente con grandes superficies de tierra) y las firmas procesadoras (Restrepo 1997).

Como se señala en el cuadro "Distribución de Fincas que Cultivan Papas" (sección Geografía y Zonas de Producción), los productores a gran escala por lo general producen más papa en relación al área de sus tierras. (Desde 1979, la concentración de la producción dentro de las unidades más grandes probablemente se haya incrementado.) Tan sólo unos cuantos productores de papa en Colombia son lo suficientemente productivos y con economía de escala para participar en el mercado de papas procesadas (principalmente snacks) dirigidos por varias empresas domésticas y transnacionales. En algunos casos, las empresas establecen relaciones contractuales con los productores en las que se pueden estipular no sólo los precios a ser pagados, sino un gran número de otros factores, como las cantidades de producción, variedades, tamaños y otros factores de calidad. De manera más general, esos contratos pueden ofrecer retornos económicos positivos a mediano plazo y en volúmenes más grandes para los productores que desean evitar el riesgo del mercado de precios al contado. Restrepo (p. 118) especula que el mercado al contado puede disminuir al punto de proporcionar un instrumento de comercio en tiempos de superávit o escasez, como ya ha sucedido en muchos países industrializados como los Estados Unidos.

Colombia ha sido un exportador modesto (tanto de papas y semillas) a Ecuador y Venezuela, debido principalmente a los rendimientos más altos y a sus menores costos de producción (aunque esos factores son sensibles a las tasas de cambio), así como a una federación organizada de productores y comerciantes y a su muy bien desarrollada infraestructura de mercados y telecomunicaciones (Scott and Maldonado 1998, p.227). Sin embargo, como se menciona en la sección de Ecuador en este atlas, probablemente el comercio de papas esté flotando en ambas direcciones a través de la frontera con Ecuador, dependiendo de las fluctuaciones del mercado.
 

CENTROS DE INVESTIGACIÓN Y CONTACTOS

La investigación formal de papa en Colombia se inició en 1948 con la formación de la Estación Experimental de Papa en Usme, Cundinamarca, que posteriormente fue incorporada al Departamento de Investigaciones Agropecuarias del Ministerio de Agricultura y, desde 1963, al Instituto Colombiano Agropecuario (ICA.)  En 1993 se formó la Corporación Colombiana de Investigación Agropecuaria (CORPOICA,)  que asumió las funciones de investigación y extensión en papa que anteriormente eran ejecutadas por ICA.

La Facultad de Agronomia,  Universidad Nacional de Colombia realiza investigaciones con germoplasma de nuevas variedades (incluidas las introducidas por el CIP), para su posterior mejoramiento y selección clonal. La universidad es un socio importante del Proyecto de Genoma y Biodiversidad financiado por Alemania, con el objetivo de desarrollar variedades de papa con una mejor resistencia a enfermedades y, por lo tanto, con una menor dependencia de los insumos agroquímicos.

El material básico para la investigación de mejoramiento es el banco genético de la Colección Central Colombiana que (a 2002) albergaba alrededor de 3,500 clones de 50 especies silvestres y de todas las especies cultivadas que se siembran en Colombia, así como material colectado en otros países andinos.

CEVIPAPA es un centro de investigación virtual de la papa en Colombia, que integra a los productores de papa organizados en la Federación Colombiana de Productores de Papa (FEDEPAPA), centros de investigación (como la Universidad Nacional y CORPOICA), dependencias gubernamentales (por Ej. ICA, el ministerio de agricultura, los gobiernos regionales), empresas privadas y entidades de comercialización.

Regional Uno de CORPOICA encabeza el Plan Nacional para la Investigación y Transferencia de Tecnología de Papa, y con otras organizaciones ha creado la Red Electronica de la Papa, (Redepapa).  La meta de esta red es proporcionar un sitio en español para las personas que tienen una amplia gama de intereses en la papa, con el fin de intercambiar información y establecer contactos en actividades de mutuo interés.

Nelson Estrada, un científico de papa muy reconocido que ha trabajado también en Perú y Bolivia, publicó su obra maestra La Biodiversidad en el Mejoramiento de la Papa en el año 2000.

McCain Colombia,  una subsidiaria de la transnacional McCain Corporation, con sede en Colombia, es una de las principales empresas del procesamiento industrial de papa en dicho país.

COLABORADORES

Kelly Theisen es el principal colaborador del capítulo revisado sobre Colombia (2006), algunas secciones están basadas en la edición previa de Robert Rhoades y Robert Hijmans de CIP, y de J.L. Alonso de CORPOICA.

Greg Forbes proporcionó información mediante comunicaciones personales.

Este capítulo fue traducido de inglés por Zoraida Portillo.
 

REFERENCES

Alvarado, Luis. 1974. Report on Potato Production in Colombia. Potato Course  IAC, Wageningen.  

Beintema, N.M.; L. Romano; P.G. Pardey. 2000.  Agriculture R&D in Colombia: Policy, Investments, and Institutional Profile. IFPRI and FONTAGRO.  

Brush, Stephen B. 1977. Mountain, Field, and Family: The Economy and Human Ecology of an Andean Valley.  University of Pennsylvania Press.

CIP (Centro Internacional de la Papa) Potato Facts.

Campo, O. et al. 1979. La Economía de la Papa en Colombia. Separata de la Revista de Planeación y Desarrollo (XI, 1),  pp. 69-125.

Crissman, Charles; Patricio Espinosa; Cecile E.H. Ducrot; Donald C. Cole; Fernando Carpio.  1998. The Case Study Site: Physical, Health and Potato Farming Systems in Carchi Province.  Chapter 5 of: Crissman, Charles; John M. Antle; Susan Capalbo. Economic, Environmental, and Health Tradeoffs in Agriculture: Pesticides and the Sustainability of Andean Potato Production. Kluwer Academic Publishers. Norwell, Massachusetts.  

Dale, Peter; Robert Mahoney; Robin Mcaren. 2004.  Land Markets and the Modern Economy. (Please see Colombia case study.) RICS (Royal Institution of Chartered Surveyors)  

Encyclopedia Britannica. Colombia: Drainage and Soils 

EPPO (European and Mediterranean Plant Protection Organization): Quarantine sheet for APLV.  

Fankhauaser, C. 1999. Main Diseases Affecting Seed Degeneration in Ecuador: New Perspectives for Seed Production in the Andes.  European Association for Potato Research (EAPR): Triennial conference, Sorrento (Italy), May 1999, abstracts and conference papers.  

FAOSTAT (Agriculture/ Agricultural Production/ Crops Primary) United Nations Food and Agriculture Organization 

Franco-Lara, Liliana and Hugh Barker. 1999. Characterization of Resistance to Potato Leafroll Virus Accumulation in Solanum phureja. Euphytica 108: 137-144.  

Hijmans, R. J.; G. A. Forbes; T. S. Walker. 2000. Estimating the Global Severity of Potato Late Blight with GIS-linked Disease Forecast Models.  Plant Pathology 49: 697-705.  

Huarte, Marcelo.  Regional Reports: South America.  August, 2004.  World Potato Congress.    

Khurana, S.M. Paul and I.D. Garg. 2003. Potatoes in Warm Climates.  Chapter 7 of: Virus and Virus-Like Diseases of Major Crops in Developing Countries. Edited by Gad Loebenstein and George Thottappilly. Kluwer Academic Publishers. Dordrecht, The Netherlands  

Lee, David R. and Patricio Espinosa. 1998.  Economic Reforms and Changing Pesticide Policies on Ecuador and Colombia. Chapter 6 of: Crissman, Charles; John M. Antle; Susan Capalbo. Economic, Environmental, and Health Tradeoffs in Agriculture: Pesticides and the Sustainability of Andean Potato Production. Kluwer Academic Publishers. Norwell, Massachusetts.  

Luján L. 1979. Producción de semilla de papa en Colombia. (other publication data unknown)

Pearsall, Deborah. 1992. The Origins of Plant Cultivation in South America.  Chapter Nine in: Cowan, C. Wesley and Patty Jo Watson, eds. The Origin of Agriculture: An International Perspective.  Smithsonian Institute Press. Washington, D.C.  

Restrepo, Juan Luca. 1997. An Analysis of the Contractual Relationships Between Potato Growers and Processors in Colombia.  Master of Science thesis, Cornell University.  

Reining, Ludger. 1992. Erosion in Andean Hillside Farming. Hohenheim Tropical Agricultural Series.  Verlag Josef Margraf. Stuttgart, Germany.  

Rodriguez, P. 1986. Algunos Aspectos Económicos en el Cultivo de la Papa en Colombia. En: ICA Informa. Vol. XX, No. 2.

Salazar, Luis F. 1998. Technology Development for Control of Yellow Vein Disease in Colombia. International Potato Center (CIP). Lima, Peru.  

Scott, Gregory and L. Maldonado. 1998. Globalization Takes Root: Potato Trade in Latin America.  Part of CIP Program Report 1997-98.  

Thiele, Graham. 1998. Informal Potato Seed Systems in the Andes: Why Are They Important and What Should We Do with Them?  World Development (UK) 27 (1): 83-99.  Elsevier Science Ltd. Great Britain. 

Torres, Fabio Sanchez and Jairo Nuñez Méndez. 2000. Geography and Economic Development in Colombia: A Municipal Approach.  Inter-America Development Bank.  

US LOC (United States Library of Congress) Country Studies: Colombia