CENTRO INTERNACIONAL DE LA PAPA: ATLAS MUNDIAL DE LA PAPA

   ECUADOR

HISTORIA Y VISIÓN GENERAL

La región andina de Ecuador se ubica dentro del área de diversidad genética de la papa, que es cultivada por lo menos desde el quinto milenio antes de Cristo y que sigue siendo un componente esencial en la dieta de muchos pobladores andinos. La provincia de Chimborazo, al centro del Ecuador, es una pequeña área de papa silvestre, una riqueza característica de los Andes centrales y del sur (Hijmans 2002, p. 53).

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), el área cultivada pasó de menos de 30,000 hectáreas en 1983 a más de 66,000 en 1996 y se calcula actualmente (al año 2007) en 50,000 hectáreas, aproximadamente (FAOSTAT). El rendimiento nacional promedio se ha mantenido constante en ocho toneladas por hectárea por varios años, pero hay una gran disparidad entre las regiones. En los centros de producción comercial, como Carchi, se registraron rendimientos promedio de 13 toneladas por hectárea en el 2004, mientras que en otras zonas de los Andes fueron tan bajos como cuatro toneladas por hectárea (INEC).

La producción de papa se ha vuelto más especializada comercialmente, en especial en la provincia noroccidental de Carchi, para satisfacer la demanda de la creciente población urbana de Ecuador. Al año 1975, se calculaba que la población urbana de Ecuador era el 42 por ciento de la total, pero para el 2007 había aumentado al 62 por ciento (PRB). No obstante esta orientación hacia el mercado, la papa continúa siendo un cultivo de pequeños productores agrícolas, los que se calculan en 90,000 (Crissman, Espinosa et. al. 1998, p. 86).

Gráficos de producción
 
Acerca de estos gráficos
 

 

 

La producción de papa también se ha vuelto más especializada comercialmente para satisfacer las demandas de la creciente población urbana del país. Hacia 1975, la población urbana de Ecuador constituía el 42 por ciento del total, pero para el 2002 había crecido hasta más del 61 por ciento (PNUD). Pese a esta orientación hacia el mercado, la papa continúa siendo un cultivo de minifundios a pequeña escala, producida por alrededor de 90 mil pequeños productores (Crissman, Espinosa et. al. 1998, p. 86).
 

GEOGRAFÍA Y ZONAS DE PRODUCCIÓN

Geografía Física

La geografía física de Ecuador se caracteriza por tres regiones generales:

  • Llanura costera;
  • Altiplanicie andina o sierra, que corre de norte a sur a través del centro del país;
  • Cuenca amazónica al este.

Los valles interandinos de la sierra, donde ocurre la mayor producción de papa, forma parte de una gran zona agro-ecológica, el páramo de los Andes, que cubre grandes extensiones del norte de Perú, Ecuador, Colombia y Venezuela. Por lo general está ubicada por encima de los 3 500 metros sobre el nivel del mar (msnm) y se caracteriza por pastizales ondulados con vegetación de tundra de menor diversidad topográfica que la encontrada más al sur, en Perú y Bolivia (Brush 1977, p. 5; Pearsall 1992, p. 174).

Clima y Precipitaciones

Debido a la ubicación ecuatorial del país, hay muy pocos cambios estacionales de temperatura en Ecuador, aunque la temperatura por las mañanas puede exceder los 10º C. En algunos lugares, los agricultores cultivan papas en los bordes del páramo donde las precipitaciones generalmente son más confiables, pero como un incremento de mil metros en la altitud corresponde aproximadamente a una disminución de 5º C en el frío extremo del rango diurno, la helada es con frecuencia el factor limitante de la producción agrícola. Cualquier terreno por encima de los 2 000 msnm es vulnerable a las heladas, especialmente durante los meses más secos debido a que la pérdida de radiación neta es mayor cuando los cielos nocturnos están claros y en las extensiones más planas del fondo de los valles, donde se concentra el aire más frío (Knapp 1991, citado por Crissman, Espinosa et. al. 1998, p. 93).

A diferencia de la puna más seca del centro y sur de Perú y Bolivia, las lluvias en el páramo son posibles todos los meses del año (Brush 1977, p. 5), aunque la variación inter-anual puede ser significativa, causando sequía en algunos años (Crissman, Espinosa et. al. 1998, p. 94). El patrón de precipitación en muchos valles interandinos es doblemente enarbolado, en las estaciones relativamente secas correspondientes al verano y los solsticios de inverno. Sin embargo, la mayor parte de la lluvia es resultado de las condiciones conectivas locales, y no de los grandes frentes del tiempo. Las tasas más altas de precipitación generalmente se correlacionan con la altitud, aunque algunas evidencias sugieren que la distancia de un punto desde el centro del valle podría también ser un determinante importante (op. cit.). Al igual que muchos otros factores en los Andes, las condiciones pueden variar tremendamente en distancias cortas.

Suelos

Muchos suelos del norte del Ecuador se derivan de cenizas volcánicas (clasificados como Andepts por el Sistema Taxonómico de Suelos de Estados Unidos, Andisoles por la FAO y conocidos localmente como Negro Andino) caracterizados por ser suelos vegetales negros y ricos en materia orgánica (Crissman, Espinosa et. al. 1998, p. 93). Esos suelos son típicamente acidificantes con alta materia orgánica, lo que conlleva una gran capacidad para fijar fósforo. Pueden, no obstante, contener niveles de aluminio potencialmente tóxicos para muchos cultivos.

Los suelos en las regiones central y sur de la sierra son muy variables en pH y materia orgánica y con frecuencia están caracterizados como arenosos a franco arcillosos con menos materia orgánica. En las áreas de Chimborazo y Cañar, por ejemplo, el rango de pH puede ir de neutral a alcalino, con una menor concentración de suelos negro andinos. La materia orgánica de los suelos en esas áreas es típicamente baja, entre dos y cinco por ciento (Oyarzun et. al. 2001, p. 356).

Dependiendo del tipo local de suelo, las pendientes y la historia de usos de la tierra, algunas áreas de la sierra han sufrido pérdidas de las capas arables debido a la erosión, revelando una capa casi impenetrable con poca materia orgánica. Los suelos negro andinos, con su gran capacidad de absorción de agua, por lo general no son propensos a la erosión bajo condiciones de lluvia de intensidad moderada, pero los cultivos de cobertura pueden ser un factor significativo determinante del potencial de erosión. Asimismo, un incremento en el cultivo en áreas de pendientes más grandes puede exacerbar la erosión del suelo. Se usan tractores para cultivar las pendientes pronunciadas con suelos profundamente volcánicos en el área de Carchi, contribuyendo a una pérdida considerable de capas arables en la parte de arriba de muchos campos y a la apariencia de áreas blancas de sub suelos estériles (G. Thiele, comunicación personal).

  • En el Archivo Digital Europeo de Mapas de Suelos (European Digital Archive of Soil Maps),  Ecuador.  se encuentran muchos mapas con clasificaciones más específicas, por ejemplo por tipo de suelos, zonas agroecológicas y uso de la tierra. Muchas de esas imágenes han sido digitalizadas de mapas impresos, de claridad variable.

Distribución Regional de la Producción de Papa


 
 
       Para ver este mapa, haga clic en la mano y expanda la imagen tanto como desee. 
 
       Acerca de este mapa
 
 

El ministerio de agricultura de Ecuador define tres regiones distintas de producción de papa: el norte, el centro y el sur (Crissman, Espinosa et. al. 1998, p. 86). Hasta 1980, la mayor parte de la producción de papa se daba en las regiones del sur y del centro, cada una de las cuales representaba aproximadamente el cuarenta por ciento de la producción total, en tanto que el norte producía el veinte por ciento restante (Valderrama y Luzuriaga 1980). Para 1995, un estudio estimó el área de producción en el sur en sólo nueve por ciento, mostrando asimismo los rendimientos más bajos del país (Brown y Scheidegger 1995, p. 56). Un cambio de larga data de la papa hacia la cebada en la región central podría ser un signo de la degradación de los suelos (Weismantel 1988, p. 93).

Para 1998, la distribución se había volcado claramente hacia el norte, concentrándose en la provincia de Carchi, una pequeña área fronteriza con Colombia. En este sector, que produce casi el cuarenta por ciento de papa de Ecuador, sólo el veinticinco por ciento de la tierra estaba dedicado a la producción del tubérculo (Crissman, Espinosa et. al. 1998, p. 88). Desde entonces, sin embargo, los bajos precios de la papa han conllevado a los agricultores comerciales a reducir aún más sus plantaciones de papa en Carchi, de tal manera que para 2003 se estaba produciendo alrededor del treinta por ciento del total nacional del cultivo en aproximadamente veinte por ciento de la tierra.

La provincia de Carchi siempre ha sido potencialmente favorable para el cultivo de papa, debido a sus suelos ricos y sus precipitaciones regulares, pero el espectacular incremento en la producción en años recientes se debe en gran medida a otros factores. La mejora de los caminos y otras obras de desarrollo de infraestructura han proporcionado un acceso seguro a Quito y otros centros comerciales en Ecuador y Colombia. Los agricultores están seguros de que pueden acceder al mercado y obtener insumos cuando los necesiten. La reforma de tenencia de la tierra de las últimas décadas ha permitido que agricultores que alguna vez laboraron en los latifundios (haciendas) adquieran sus propias parcelas, por lo general en las pendientes de los valles. En el área de Carchi, la propiedad de las tierras en los valles más bajos sigue en poder de las haciendas, muchas especializadas en operaciones lecheras. Bajo esas condiciones, los agricultores recientemente independizados se inclinan decididamente por la adopción de las nuevas tecnologías que observaron cuando fueron usadas por primera vez por los propietarios de las haciendas. Muchos agricultores de la zona de Carchi pueden clasificarse como de relativamente "altos insumos" en términos de uso de agroquímicos y, en consecuencia, de sus altos niveles de producción.
 

SISTEMAS DE PRODUCCIÓN Y SUS LIMITACIONES

El Calendario Agrícola

No hay un momento del año en que no se estén sembrando o cosechando papas en alguna parte de Ecuador. Las zonas más secas del centro y sur tienen dos diferentes temporadas de siembra: la estación principal comienza de octubre a diciembre, y la estación menor, en junio o julio (Brown y Scheidegger 1995, p. 56). Auque puede haber sequía en la parte norte, las papas en la zona de Carchi se siembran y cosechan cada mes del año, sin diferencia significativa debido a las expectativas de las condiciones secas (Crissman, Espinosa et. al. 1998, p. 107).

Patrones de Cultivo y Manejo de la Fertilidad

El cultivo de papas en Ecuador, como en otros lugares de las altiplanicies andinas, generalmente es conducido en minifundios, con menos de cinco hectáreas de tierra, de las cuales una hectárea está tradicionalmente dedicada a las papas (Crissman y Uquillas 1989, citado por Thiele 1998, p. 84). En respuesta a los riesgos del cultivo de papa, y con el fin de usar nichos particulares en un medio ambiente complejo, los agricultores generalmente cultivan varias parcelas pequeñas no adyacentes.

La rotación de cultivos, un sistema de siembra de una secuencia de especies de cultivo en un área determinada a través del tiempo, ha sido practicada por los agricultores andinos durante siglos con el fin de satisfacer objetivos diversos, como proveer una amplia variedad de alimentos, minimizar los riesgos de pérdida total de un cultivo por causa de plagas o peligros, mantener la fertilidad del suelo y controlar las poblaciones de malezas, patógenos y plagas de insectos (Nieto-Cabrera et. al. 1997, p. 273). El cultivo de papa en la zona de Carchi usa diversos cultivos en rotación, entre los que se incluye el trigo, maíz, haba, cebada, arbejas, oca (Oxalis spp.) y ulluco (Ullucus tuberosus). (La oca y el ulluco son raíces andinas). (Crissman, Espinosa et. al. 1998, p. 106). Las pasturas tradicionalmente constituyen un componente esencial de la rotación, por las cuales la tierra puede descansar de producir por tal vez dos años. Sin embargo, evidencia más reciente sugiere que las prácticas de rotación de larga permanencia están cediendo paso a sistemas de cultivo más intensos (especialmente papa). A lo largo del área de Carchi, la papa es sembrada después de un cultivo de papa previo en cerca del cincuenta por ciento de todas las parcelas encuestadas, mientras sólo aproximadamente veinticinco por ciento de las parcelas de papas fueron seguidas de pasturas y mucho menos parcelas de papa siguieron a alguno de los cultivos enumerados anteriormente (ibid.).

Un estudio realizado en la Estación Experimental de Santa Catalina, cerca de Quito, a una altura de 3 050 msnm, comparó los efectos del monocultivo con varias secuencias de rotación en términos de rendimientos, rendimiento equivalente a energía, biomasa debajo de la tierra y poblaciones de malezas, con y sin aplicaciones de fertilizantes comerciales. Se incluyeron cuatro cultivos en la rotación: papa, lupino (Lupinus mutabilis), ulluco y quinoa (Quinopodium quinoa). Tomando como base los resultados de tres años (1993-1996), los rendimientos de la papa y de la quinua fueron más altos bajo varias secuencias de rotación relacionadas con el monocultivo, sin tener en cuenta las tasas de aplicación de fertilizantes. El lupino pareció mejorar los rendimientos de los cultivos subsecuentes, al incrementar la disponibilidad de nitrógeno y fósforo, y también proporcionando un control efectivo de malezas. (Sin embargo, no se apreció al lupino como un cultivo de crecimiento en el área más alejada al norte de Carchi.) La quinua no fertilizada que siguió al cultivo de papa también pareció promover los rendimientos y la producción de biomasa, en parte utilizando efectivamente el fertilizante residual (Nieto-Cabrera 1997). El uso eficiente de fertilizante comercial es importante debido a sus costos, estimados en el área de Carchi a solamente un veinte por ciento de los costos totales de producción (Crissman, Espinosa et. al. 1998, p. 110).

Ocurrencia y Control de Plagas y Enfermedades de la Papa


Esta lista dista de ser completa, pero incluye diversas enfermedades y plagas conocidas por causar serios problemas para el cultivo de la papa en el Perú. Para una información técnica más detallada sobre plagas y enfermedades particulares, por favor consulte las secciones pertinentes de:


Tizón Tardío (TT). Esta enfermedad, conocida en Ecuador como lancha, es causada por el oomiceto patógeno Phytophthora infestans y constituye la limitación biológica más seria para la producción de papa en Ecuador y en todo el mundo. El TT es particularmente severo en áreas de clima más frío, especialmente bajo condiciones de cultivo casi constante donde las esporas de P. infestans están siempre presentes como inóculos. No obstante, el TT es especialmente serio en las áreas más intensivamente cultivadas del norte de Ecuador.

El efecto del TT no es completamente evidente en la pérdida directa del cultivo, porque los agricultores con frecuencia cultivan papa en condiciones por debajo de lo óptimo con el fin de minimizar las probabilidades de infección. Algunos agricultores, especialmente en el sur, cultivan papas en la estación seca, cuando el rendimiento potencial es limitado en ausencia de riego, al igual que el riesgo de la enfermedad. Asimismo, el cultivo a más altitud minimiza el riesgo de la enfermedad, pero al costo de incrementar la exposición a las heladas.

Las medidas de control incluyen la aplicación de fungicidas y el cultivo de variedades resistentes. Sin embargo, ninguna variedad puede permanecer completamente resistente por tiempo indefinido, y en Carchi, las variedades comercialmente populares, como Superchola, se siguen sembrando a pesar de su susceptibilidad al TT. Desde que el TT es muy difícil de manejar una vez que la infección de las variedades susceptibles está en marcha, es mejor aplicar tratamiento con fungicidas como medida profiláctica (Crissman, Espinosa et. al. 1998, p. 104). Este ideal es el que está más cerca de convertirse en práctica real en el cultivo comercial de papa, nuevamente típico de Carchi, pero en áreas menos especializadas comercialmente los agricultores son más propensos a rociar a partir de la primera vez que observan las lesiones (G. Thiele, comunicación personal).

El tizón tardío es también una enfermedad importante del tomate, tomate de árbol, naranjilla y pepino dulce (todos, cultivados en Ecuador y taxonómicamente clasificados en el género Solanum) y de numerosos hospederos solanáceos silvestres. Gran parte de los hospederos cultivados tienen poblaciones específicas del patógeno y probablemente no sirvan como reservorios de inóculo para epidemias de la papa. La especies silvestres tuberosas de Solanum, sin embargo, son atacadas por la misma población que las papas cultivadas y pueden jugar un rol en la supervivencia del patógeno en condiciones periódicas secas (Adler et. al. 2004).

  • Para más información, por favor dirigirse a Global Inititaive on Late Blight (GILB) Ecuador Profile.

Tratamiento con Fungicidas. Crissman et. al. han reportado encuestas en el área de Carchi, en las que se indica que los agricultores usan muchas aplicaciones comerciales diferentes, con frecuencia combinadas y aplicadas en una sola formulación. Los agricultores incluidos en la encuesta habían utilizado 38 formulaciones diferentes de fungicidas comerciales que contenían 24 ingredientes activos. Para ahorrar tiempo en la aplicación y alcanzar lo que ellos reconocen como un disuasivo más potente, con frecuencia mezclan diversos productos, tanto insecticidas como fungicidas (incluidos algunos con los mismos ingredientes activos), para conformar un "cocktail" de aplicaciones (Crissman, Espinosa et. al. 1998, pp. 114-116).

Los agricultores en el área de Carchi tradicionalmente aplican fungicidas a una parcela de papa mediante mochilas rociadoras al menos tres veces durante el ciclo del cultivo, con un promedio de siete chorros y a veces más frecuentemente. La primera aplicación se hace generalmente tres semanas después de la emergencia de las plantas, y posteriormente cada diez a veinte días. Sin embargo, los agricultores usualmente aplican fungicidas con más frecuencia bajo condiciones húmedas que promueven las infecciones de hongos, o si la lluvia ha lavado las aplicaciones previas (ibid., p. 116).

Rizoctoniasis (Rhizoctonia solani). Es un hongo que ataca los tubérculos, tallos debajo del suelo y estolones de la planta de papa, especialmente en suelos fríos y húmedos. La rizoctoniasis puede constituirse en un problema emergente en Ecuador. Aunque generalmente no daña el tubérculo, constituye un serio problema cosmético con consecuencias financieras para los agricultores que producen papas para mercados en los que las papas lavadas y de aspecto saludable son importantes, lo que con frecuencia es el caso de Ecuador (G. Forbes, comunicación personal).

Enfermedades Virales. En las altitudes más elevadas, donde tiene lugar la mayor parte del cultivo de papa en Ecuador, algunas encuestas indican que los virus no son una causa principal de degeneración de los tubérculo-semilla, aunque este asunto es materia aún de investigación. Una encuesta de enfermedades virales por encima de los 2 800 msnm en Ecuador indicó una incidencia muy baja de enfermedades virales. Se detectaron virus de la papa (VP) por debajo de los siguientes límites: PVY: 3%; PVS: 12%; PVX: 13%. El virus del enrollamiento de la papa fue reportado por debajo de 1% (Fankhauser 1999, Main Diseases Affecting Seed Degeneration in Ecuador: New Perspectives for Seed Production in the Andes).

Marchitez Bacteriana. Enfermedad que se transmite por el suelo y que puede conllevar a la pérdida completa del cultivo de papa, la marchitez bacteriana no ha sido reportada en Ecuador. Podría, sin embargo, suponer una amenaza en altitudes más bajas, en parte debido al incremento en la importación de tubérculos para consumo desde el Perú, algunos de los cuales ingresan al sistema de semillas (G. Thiele, comunicación personal).

Gorgojo de los Andes. Otra limitación biológica seria para la producción de papa en Ecuador es el gorgojo de los Andes de diversas especies (Premnotrypes spp.), que en su estado larval consume tubérculos de papa. Se han reportado pérdidas del cultivo de papa de hasta ochenta por ciento en campos severamente infestados (Muñoz y Cruz 1984, citado por Crissman, Espinosa et. al. 1998, p. 104), y más recientemente (1997-98) de más del treinta por ciento en algunas áreas (Fankhauser 1999).

Los gorgojos adultos, no voladores y que pasan desapercibidos, entran a los campos de papa desde las parcelas adyacentes y depositan sus huevos en la base de las plantas de papa. En este punto son muy susceptibles a los insecticidas, entre los cuales el altamente tóxico Carbofurán es una elección muy popular. Sin embargo, si los agricultores no entienden completamente el ciclo de vida del gorgojo, posiblemente esperarán hasta que la larva blanca sea visible en el suelo oscuro antes de aplicar los insecticidas. Las poblaciones de gorgojo están facultadas para incrementarse a través del cultivo continuo de papa, porque permanecen en los tubérculos que no han sido removidos desde la cosecha. La rotación de cultivos, incluida la pastura, sin embargo, sigue siendo una importante medida de control (Crissman, Espinosa et. al. 1998, p. 105). Los agricultores que trabajan con el INIAP (Instituto Nacional Autónomo de Investigaciones Agropecuarias) u organizaciones no gubernamentales han adoptado medidas del Manejo Integrado de Plagas (MIP) incluidas el uso de trampas, en las cuales se usa el follaje de la papa tratado con un insecticida de reducida toxicidad como un cebo para los gorgojos adultos.

Nemátodos. El nematodo del quiste de la papa, Globodera pallida y G. rostochiensis, constituyen una seria plaga de la papa que se transmite a través del suelo en Ecuador y otras partes de la región andina.

Polilla de la Papa. La larva de esta polilla puede construir caminos en el interior de los tubérculos, causando daños al reducir la postura de las plantas o producir plantas raquíticas. El CIP ha trabajado en el desarrollo del virus de granulosis como una técnica del manejo integrado de plagas.

Políticas Nacionales sobre la Disponibilidad y Uso de Pesticidas

La confianza en los pesticidas para el cultivo de papa en Ecuador es extremadamente variable, muy grande en sistemas más especializados y con capital intensivo (o tecnificado), en los cuales los pesticidas pueden representar más del veinticinco por ciento de los costos de producción (Stansly y Pérez de Sevilla 1990, citado en Lee y Espinosa 1998, p. 126). Un presupuesto de producción de papa basado en encuestas realizadas en la región de Carchi estimó los costos de producción (incluidos fungicidas y pesticidas) en tan sólo doce por ciento (Crissman, Espinosa et. al. 1998, p. 110).

El uso de pesticidas está determinado no sólo por las decisiones colectivas de los agricultores individuales, sino que también refleja la economía nacional y la política medioambiental. El precio y la disponibilidad de los pesticidas, que en Ecuador casi en su totalidad son importados, estuvo altamente subsidiado hasta fines de los 80s y principio de los 90s a través de una serie de instrumentos políticos que incluían:

  • Tasas mucho más bajas que las aplicadas a otros bienes importados;
  • Acceso preferente a divisas para los pesticidas importados cuando la tasa oficial de la moneda ecuatoriana, el sucre, era mantenida por debajo de su valor efectivo;
  • Créditos subsidiados, con frecuencia disponibles solamente para las operaciones agrícolas más grandes, que tradicionalmente hacen un mayor uso de pesticidas;
  • Exoneración o reducción de impuestos;
  • Investigación, capacitación y programas de extensión apoyados por el gobierno que favorecían el control con químicos (Lee y Espinosa 1998, p. 130).

El subsidio efectivo a los pesticidas está determinado por muchos factores, pero en general ha declinado de manera pronunciada en años recientes, principalmente como resultado de reformas políticas orientadas al mercado que comenzaron a principios de los 90s. Algunas de las políticas descritas todavía tienen efecto, como la exoneración de algunos impuestos, pero en general los subsidios a los pesticidas han sido reducidos significativamente (Lee y Espinosa 1998, p. 136).

Sanidad de Pesticidas e Impactos Ambientales

Una encuesta realizada en el área de Carchi evaluó los impactos a la salud de la exposición a los pesticidas usados localmente. Se encuestó agricultores y trabajadores residentes en la localidad, estos últimos los que trabajaban aplicando pesticidas. Las exposiciones fueron estimadas principalmente por cuestionarios administrados por encuestadores que documentaban prácticas particulares, especialmente por las personas más involucradas con la aplicación de pesticidas. Se detectaron efectos de la sedimentación de pesticidas, que incluían condiciones crónicas de la piel y efectos neurológicos agudos a crónicos entre la gente con exposición frecuente y de largo plazo a los pesticidas. La permanencia de estos efectos aún no es clara (Cole et. al. 1998).

Los potenciales impactos medios ambientales del uso de pesticidas han sido modelados en Carchi vía estudios de simulación de la contaminación de las aguas subterráneas. Los estudios iniciales sugieren un bajo potencial de la mayor parte de pesticidas para filtrarse (de ahí la contaminación) a las tasas actuales de aplicación, considerando factores como la baja solubilidad, alta tasa de descomposición y alta capacidad de absorción del suelo. Sin embargo, esos estimados han sido hechos solamente en una localidad en un país con muy diversas condiciones y no han considerado totalmente los efectos potenciales de muchas formulaciones de pesticidas que son aplicados simultáneamente (Ducrot et. al. 1998).

VARIEDADES Y SISTEMA DE SEMILLAS

Variedades

Aunque Ecuador está localizado en la región de origen de la papa, los agricultores siembran menos variedades (docenas en oposición a cientos) que sus contrapartes en las regiones andinas de Perú y Bolivia, donde una ocurrencia natural de un nivel más alto de diversidad de papas es posible debido en parte a una más grande diversidad topográfica en los Andes al sur de Ecuador. Como se trata de un área más pequeña y con menos heterogeneidad, Ecuador podría ser más vulnerable a los impactos externos, tales como el severo cambio climatológico de El Niño de 1983, que causó una dramática pérdida de la diversidad varietal de papas en algunas áreas (Weismantel, p. 93). La diversidad está también limitada por la concentración de la producción en Carchi, un área con poca tradición de cultivo de variedades locales que ahora está abasteciendo a los mercados urbanos en los que las variedades locales no tienen gran demanda (G. Thiele, comunicación personal).

Los agricultores de Ecuador generalmente siembran variedades mejoradas y comerciales con más frecuencia que en otros lugares de los Andes, y muy pocas variedades "comerciales nativas". Ecuador con su escasa variabilidad climática y un régimen adecuado de precipitación, se asienta en un área de relativamente bajo riesgo climático, que forma parte de los "andes verdes" (Tapia 1993, citado por Thiele 1998, p. 85). En dichas áreas, los agricultores están más inclinados a aceptar los riesgos asociados con las variedades mejoradas, debido al mayor potencial de altos rendimientos y ganancias. Las papas para los mercados urbanos de Ecuador constan de aproximadamente 80 por ciento de variedades mejoradas, de manera similar a las áreas de los "Andes verdes" del norte del Perú (FORTIPAPA 1994 y SEINPA 1994, citado por Thiele 1998, p. 85). En las áreas andinas de más grandes riesgos climáticos (los "Andes amarillos"), tales como el centro del Perú y el este de Bolivia, las variedades mejoradas representan mucho menos en las papas vendidas en los mercados urbanos (ibid.).

El Sistema "Informal" de Semillas

Un "sistema de semillas" en una acepción amplia es definido como "un conjunto interrelacionado de componentes que incluyen mejoramiento, manejo, reemplazo y distribución de semillas" (Thiele 1998, p. 84). Gran parte de los tubérculos-semilla usados en Ecuador han sido producidos y distribuidos por los propios agricultores (en el sistema informal).

Los agricultores por lo general no mantienen una parcela especializada para la producción de semillas, en vez de eso separan una parte de la cosecha principal para este fin. La clasificación de los tubérculos después de la cosecha es generalmente una responsabilidad de las mujeres, que juegan un rol primordial en el manejo de los tuberculos-semilla (Brush 1992, p. 167). Los tubérculos seleccionados para semilla son de tamaño más pequeño con una gran número de ojos sin daño. Las variedades se mantienen separadas, con excepción de las variedades nativas no comerciales que son más propensas a sembrarse combinadas (Thiele 1998, p. 86). Los tubérculos-semilla con frecuencia son almacenadas en las casas y no en almacenes especiales (Horton 1987, p. 136, citado por Thiele 1998, p. 86).

La confianza en el sistema informal de semillas no significa que los agricultores sean autosuficientes individualmente; el intercambio y distribución de los tubérculos-semilla está bien incorporado en el sistema informal. En áreas de producción de papa más comercializada, en las que el cultivo crece a lo largo del año, las ventas esporádicas tienen lugar cuando los precios son altos y, en consecuencia, los agricultores compran tubérculos-semilla de otros agricultores (Brown y Scheidegger 1995, p. 9).

Sin embargo, el sistema informal de distribución e intercambio de semillas en Ecuador parece estar menos desarrollado en comparación con los sistemas de Perú y Bolivia, donde los agricultores y las comunidades son reconocidos por la calidad de sus semillas, y redes más elaboradas operan sobre largas distancias y rangos altitudinales (Crissman y Uquillas 1989, pp. 16 y 40, citado por Thiele 1998, p. 88).

El Sistema "Formal" de Semillas

El sistema formal de semillas se refiere a los tubérculos-semilla producidos y distribuidos por instituciones auspiciadas por el estado (posiblemente con alguna participación del sector privado, pero no en Ecuador). Las semillas del sector formal por lo general han sido objeto de un proceso de inspección con el fin de asegurar que la semilla sea de la variedad que se afirma, con baja incidencia de enfermedades o infestación de plagas y, por lo tanto, viable. Este tipo de semilla es denominado con frecuencia "semilla certificada", aunque la definición precisa de este término es variable según la localidad.

Sólo una pequeña proporción de los tubérculos-semilla usados por los agricultores en Ecuador proviene del sistema formal, se estima que menos del cinco por ciento de la demanda total de los países andinos en general (Fankhauser 1999). En Ecuador, en la década del 80, se estimaba en uno por ciento la semilla certificada del sistema formal (Crissman y Uqillas 1989, citado por Thiele 1998, p. 84). Debido a que generaciones subsiguientes de semillas certificadas son sembradas durante más de una estación, el impacto cuantitativo de la semilla certificada puede ser considerablemente mayor, pero para la mayoría de los granjeros sigue siendo relativamente de menor importancia (Thiele 1998, p. 84).

Históricamente, los menores niveles de insumos del sistema formal se deben a diversos factores, algunos pertenecientes a la cultura de papa en general, otros más específicos de Ecuador:

  • Debido a que las papas crecen generalmente de tubérculos-semilla que son clones genéticos, mantener la pureza varietal es mucho más fácil que en otros cultivos que crecen de semillas sexuales híbridas, tales como el maíz. Los agricultores, por los tanto, están en mejores posibilidades de retener las características deseadas de sus variedades de semillas por muchos años;
  • Los tubérculos-semillas son pesados, delicados, perecibles y propensos a transmitir enfermedades, factores todos ellos que incrementan el costo de producción y manipulación. Una encuesta en el área de Carchi estimaba que los tubérculos-semilla representan cerca del diez por ciento de los costos totales de producción (Crissman et. al. 1998, p. 110). En muchos lugares de los Andes y probablemente en ambientes menos comercializados de Ecuador, esos costos pueden ser mucho más altos;
  • Los agricultores de pequeña escala que cultivan la mayor parte de papas de Ecuador por lo general no tienen acceso a créditos con lo que podrían adquirir semillas del sistema formal, y enfrentan considerables riesgos ambientales como heladas, sequías y tizón tardío, todo lo hace que la inversión en semillas del sector formal sea una opción de alto riesgo;
  • Los tubérculos-semilla deben ser maduros y con buen brote para proporcionar altos rendimientos. Debido a que las papas en Ecuador pueden sembrarse en un amplio rango de altitudes y nichos medio ambientales, los agricultores hacen uso de esta variabilidad para mantener semillas de correcto estado fisiológico, de allí que pueden ser bastante autosuficientes o pueden recurrir al sistema informal;
  • Como se menciona más arriba, la degeneración de los tubérculos-semilla debido a las infecciones virales ocurre lentamente en las altitudes donde se siembra papa en Ecuador, requiriendo relativamente poco frecuentes reemplazos;
  • La producción de semilla certificada por el sistema formal históricamente ha sido inconsistente y posible solamente en las regiones más prósperas (Thiele 1998, p. 85).

Aunque los ensayos han demostrado una considerable ventaja de las semillas certificadas, en un orden de diez a veinte por ciento de una mejor producción, la diferencia puede ser enmascarada por otros factores que no son fácilmente aparentes (G. Thiele, comunicación personal). El sistema formal ha sido, sin embargo, más importante para los agricultores que la baja cantidad de insumos que históricamente se sugerían, en primer lugar vía la introducción de nuevas variedades. Los agricultores han estado activamente involucrados en el proceso de selección de nuevas variedades, incrementando la probabilidad de una adopción más amplia (Thiele 1998, p. 90).

El uso de tubérculos-semilla obtenidos a través del sistema formal probablemente sea lucrativo para los agricultores si obtienen pequeñas cantidades que puedan multiplicar posteriormente, dependiendo de factores tales como los precios de las semillas, la diferencia potencial en rendimientos y la importancia de la resistencia a las enfermedades. Dado el riesgo más bajo y los rendimientos más altos en los "Andes verdes" de Ecuador, es de esperarse que la demanda potencial de nuevas variedades vía el sistema formal de semillas sea más alto que en otros lugares de los Andes.

En las pasadas tres décadas ha habido una considerable adopción de la variedad Fripapa, seleccionada por el Instituto Nacional Autónomo de Investigaciones Agropecuarias (INIAP) de Ecuador a partir de materiales del Centro Internacional de la Papa (CIP), que tiene buenos niveles de resistencia en el campo y además es apta para fritura y procesamiento. La expansión de los restaurantes de comida rápida que sirven papas fritas ha incrementado la demanda de variedades de este tipo (G. Thiele, comunicación personal).
 

CONSUMO, ALMACENAMIENTO Y COMERCIALIZACIÓN

Consumo

El consumo de papa en Ecuador en términos generales está declinando, aparentemente en la medida que el país se va urbanizando. El promedio nacional entre 1976-83 era de 63 kg per capita, y para 1986-93 había declinado a 38 kilos. Sin embargo, las papas siguen siendo un producto de primera necesidad extremadamente importante para la población rural, donde se han reportado consumos muy altos, del orden de los 250 kilogramos anuales per capita (Brown y Scheidegger 1995, p. 57).

Almacenamiento

En Ecuador, donde las variaciones climáticas son mínimas, el cultivo de papa se da constantemente a lo largo del año, y siempre es posible conseguir papas frescas. Los consumidores por lo general no aceptan papas que han estado almacenadas por algún periodo apreciable de tiempo, y los agricultores no tienen que guardar grandes cantidades para el consumo doméstico (Crissman, Espinosa et. al. 1998, p. 109). El almacenamiento de papas, por lo tanto, no constituye un problema principal para los agricultores. Los tubérculos-semilla, como ya se dijo, por lo general se guardan en los hogares y no en instalaciones especializadas.

Comercialización

El cultivo de papas comerciales en Ecuador es potencialmente lucrativo, pero también una empresa de riesgo. Las opciones de comercialización disponibles para los agricultores generalmente incluyen diversos tipos de transacciones:

  • Directamente de los agricultores a los mercados locales;
  • De los agricultores a los transportistas/mayoristas;
  • De los agricultores a mercados más distantes, alquilando ellos el transporte;
  • A los procesadores, que están prestos a pagar un precio más alto por los tubérculos de variedades y cualidades apropiadas.

Aunque las papas son extremadamente importantes para la seguridad alimentaria de la región, también son perecibles y voluminosas. Sin embargo, los gobiernos andinos rara vez intervienen en el mercado de la papa. El modelo establecido hace muchos años en Ecuador es el de amplias fluctuaciones en los precios del mercado. En 1996, por ejemplo, el precio más alto de la estación disponible para los agricultores en Carchi fue ocho veces más que el precio más bajo, a pesar de que los agricultores tenían acceso a mercados de Ecuador y Colombia que no estaban bien correlacionados (Crissman, Espinosa et. al. 1998, p. 109). La proximidad a los mercados colombianos podría explicar parcialmente la tendencia a producir más papa en el norte. La motivación para vender papas cuando los precios son altos, aun si significa poco ahorro para las semillas, podría ser un factor principal para la creación de demanda para nuevos tubérculos-semilla (Brown y Scheidegger 1995, p. 57).

Un recuento más detallado de la comercialización de papas en la región andina se incluye en la sección de Comercialización del capítulo del Perú.
 

CENTROS DE INVESTIGACIÓN Y CONTACTOS

Instituto Nacional Autónomo de Investigaciones Agropecuarias (INIAP) realiza investigaciones con una amplia variedad de cultivos y temas en Ecuador.

Papa Andina es un proyecto de investigación que se lleva a cabo en Perú, Bolivia y Ecuador, apoyado por el CIP y la Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación (COSUDE).

FORTIPAPA (Fortalecimiento a la Investigación y Producción de Semilla de Papa) es un proyecto iniciado en 1991 por un convenio entre el INIAP, el CIP y COSUDE bajo Papa Andina. El objetivo general del proyecto ha sido "el mejoramiento de la productividad del cultivo de la papa de los pequeños agricultores de Ecuador". Una estrategia conducida por FORTIPAPA ha sido la promoción de grupos de semilleristas que producen semillas de calidad con nueva tecnología, haciendo uso de la capacidad de los agricultores para evaluar, seleccionar, multiplicar y difundir variedades a las comunidades circundantes (Thiele 1998, p. 94; Brown y Scheidegger 1995, p. 61).

FORTIPAPA ha trabajado con un amplio rango de organizaciones de desarrollo para juntar a los agricultores con los grupos de comercialización para satisfacer la demanda de tubérculos de mejor calidad de variedades específicas para los restaurantes de comida rápida, compañías procesadoras y supermercados. Los agricultores capacitados en métodos de Manejo Integrado de Plagas (MIP) en las escuelas de campo están investigando las limitaciones a nivel de campo y ganando un acceso más regular a semillas de alta calidad de las variedades que esos mercados demandan (Sherwood et. al. 2000). Los agricultores necesitan satisfacer demandas mensuales de cantidades prefijadas de tubérculos que cumplan los rigurosos requerimientos de calidad. El desafío es que los grupos de agricultores organicen todo ello como un negocio propio (Hellin and Higman 2003).

Para más información, vea el sitio de InfoAgrar: FORTIPAPA.

RedePapa es una organización que coordina la investigación a través de varios países andinos.
 

COLABORADORES

Kelly Theisen es el principal colaborador del capítulo revisado (2006) sobre la papa en Ecuador, algunas secciones están basadas en la edición previa de Robert Rhoades, Robert Hijmans, y Luisa Huaccho.

Graham Thiele y Greg Forbes proporcionarion información y asesoría mediante comunicaciones personales.

Este capítulo fue traducido de inglés por Zoraida Portillo.
 

REFERENCIAS

Adler, Nicole E.; Lynn J. Erselius; Gabriela M. Chacón; Wilbert G. Flier; Maria E. Ordoñez; Laurens P. N. M. Kroon; Gregory A. Forbes. 2004. Genetic Diversity of Phytophthora infestans sensu lato in Ecuador Provides New Insight into the Origin of this Important Plant Pathogen. Phytopathology 94: 154-162.  

Brown, Kenneth and Urs Scheidegger. 1995. Seed Study for Six Countries (Study carried out on behalf of Swiss Development Cooperation and the International Potato Center.)  

Brush, Stephen B. 1977. Mountain, Field, and Family: The Economy and Human Ecology of an Andean Valley.  University of Pennsylvania Press.  

Brush, Stephen B. 1992.  Ethnoecology, Biodiversity, and Modernization in Andean Potato Agriculture.  Journal of Ethnobiology 12 (2): 161-185.  

Cole, Donald C.; Fernando Carpio; Jim A. Julian; Ninfa León. 1998. Health Impacts of Pesticide Use in Carchi Farm Populations. Chapter 9 of: Crissman, Charles; John M. Antle; Susan Capalbo. Economic, Environmental, and Health Tradeoffs in Agriculture: Pesticides and the Sustainability of Andean Potato Production.  Kluwer Academic Publishers. Norwell, Massachusetts.  

Crissman, C. and J. Uquillas. 1989. Seed Potato Systems in Ecuador: A Case Study.  International Potato Center. Lima

Crissman, Charles; Patricio Espinosa; Cecile E.H. Ducrot; Donald C. Cole; Fernando Carpio.  1998. The Case Study Site: Physical, Health and Potato Farming Systems in Carchi Province.  Chapter 5 of: Crissman, Charles; John M. Antle; Susan Capalbo. Economic, Environmental, and Health Tradeoffs in Agriculture: Pesticides and the Sustainability of Andean Potato Production. Kluwer Academic Publishers. Norwell, Massachusetts.  

Ducrot, Cecile E.H.; John L. Hutson; Robert J. Wagenet. 1998. Describing Pesticide Movement in Potato Production on Carchi Soils.  Chapter 8 of: Crissman, Charles; John M. Antle; Susan Capalbo. Economic, Environmental, and Health Tradeoffs in Agriculture: Pesticides and the Sustainability of Andean Potato Production.  Kluwer Academic Publishers. Norwell, Massachusetts. 

Fankhauser, C. 1999. Main Diseases Affecting Seed Degeneration in Ecuador: New Perspectives for Seed Production in the Andes.  European Association for Potato Research (EAPR): Triennial conference, Sorrento (Italy), May 1999, abstracts and conference papers.  

FAO (United Nations Food and Agriculture Organization) Compendium Ecuador

FAOSTAT (Agriculture/ Agricultural Production/ Crops Primary)  

FORTIPAPA. 1994.  Informe Annual 1994: Compendio.  INIAP. Quito.  

Hellin, J. and S. Higman. 2003. Feeding the Market: South American Farmers, Trade and Globalization. Chapter: Potatoes and Andean Tubers Losing Diversity. Kumarian Press. Bloomfield.  

Hijmans, Robert J. 2002.  Diversity and Ecology of the Potato: The Use of Spatial Analysis in Crop Science. Ph.D Thesis, Wageningen University.  

Horton, D. 1987.  Potatoes, Production, Marketing and Programs for Developing Countries.  Westview Press. Boulder, CO.  

Knapp, G. 1991. Andean Ecology: Adaptive Dynamics in Ecuador. Dellplain Latin American Studies Series No. 27. Westview Press. Boulder, CO.  

Lee, David R. and Patricio Espinosa. 1998. Economic Reforms and Changing Pesticide Policies in Ecuador and Colombia. Chapter 6 of: Crissman, Charles; John M. Antle; Susan Capalbo. Economic, Environmental, and Health Tradeoffs in Agriculture: Pesticides and the Sustainability of Andean Potato Production. Kluwer Academic Publishers. Norwell, Massachusetts.  

Nieto-Cabrera, C.; C. Francis; C. Caicedo; P.F. Gutierrez; M. Rivera. 1997.  Response of Four Andean Crops to Rotation and Fertilization.  Mountain Research and Development 17 (3): 273-282.  University of California Press for the United Nations University and the International Mountain Society.  

Oyarzun, Pedro; Gregory Forbes; Mike Ellis; Julian Pucha; Charles Crissman; Irhina Andrade; Diego León. Pest Monitoring and Diagnostic Survey of Incidence and Importance of Diseases of Potato in Ecuador. Integrated Pest Management Collaborative Research Support Program Eighth Annual Report 2000-2001. USAID.  

Pearsall, Deborah. 1992. The Origins of Plant Cultivation in South America.  Chapter Nine in: Cowan, C. Wesley and Patty Jo Watson, eds. The Origin of Agriculture: An International Perspective.  Smithsonian Institute Press. Washington, D.C.

Salaman, R.N. 1985. The History and Social Influence of the Potato. Cambridge University Press. Cambridge, UK.

SEINPA. 1994. La experiencia del SEINPA: Presente y Futuro de las Semillas de Papa en el Perú. SEINPA. Lima.

Sherwood, S.; R. Nelson; G. Thiele; O. Ortiz. 2000. Farmer Field Schools for Ecological Potato Production in the Andes. ILEIA Newsletter (December): 24-25 (Low External Input and Sustainable Agriculture).

Simmons, R. and H.H. Ramos. 1985. Potato Marketing in Ecuador. Ministry of Agriculture Small Farmer Marketing Access Project/ USAID.  

Stansly, P.A. and P. Perez de Sevilla. 1990. Pesticide Use in Ecuador. Journal of Agricultural Entomology  7: 203-215.  

Tapia, M. 1993. Visión General y Características del Agroecosistema Andino.  El Agrosistema Andino: Problemas, Limítaciones, Perspectivas.  Anales del Taller Internacional sobre el Ecosistema Andino:51-61. International Potato Center. Lima.

Thiele, Graham. 1998. Informal Potato Seed Systems in the Andes: Why Are They Important and What Should We Do with Them?   In World Development (UK) 27 (1): 83 -99. Elsevier Science Ltd. Great Britain.  

UNDP.  United Nations Development Program, Human Development Reports, Ecuador.  

Valderama, M. and H. Luzuriaga.  1980. Producción y Utilización de la Papa en el Ecuador.  INIAP-CIP.  

Weismantel, M. 1988. Food, Gender and Poverty in the Ecuadorian Andes. University of Pennsylvania Press. Philadelphia.